AETINAPE | REGISTRO JORNADA LABORAL
4395
post-template-default,single,single-post,postid-4395,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

REGISTRO JORNADA LABORAL

REGISTRO JORNADA LABORAL

 

 EL ACTUAL DEBATE SOBRE EL REGISTRO DE LA JORNADA LABORAL VUELVE A EVIDENCIAR LA DUREZA DEL TRABAJO MARITIMO-PESQUERO

La reciente normativa sobre registro del horario en el trabajo revela una vez más las enormes diferencias entre la calidad del trabajo a bordo y en tierra. En el mar no se puede fichar, no se puede inspeccionar, no se puede “descansar” y todo ello con salarios, fiscalidad y derechos sociales básicamente iguales a los de tierra.
Ante este debate público sobre la obligación de “fichar” en las empresas, todavía habrá quien explique la llamada “falta de vocaciones” en el sector marítimo-pesquero apoyándose en etéreos argumentos tipo “los españoles no quieren enrolarse”. Esta es la principal explicación: la durísima naturaleza del sistema de trabajo a bordo. En los barcos se permanece 24 horas, a veces durante meses sin pisar tierra, en condiciones difíciles de habitabilidad, espacios reducidos y compleja convivencia, además del durísimo trabajo y de los peligros inherentes a los temas de seguridad por condiciones meteorológicas, la conciliación familiar es imposible y el ocio prácticamente no existe.
Algunas de estas condiciones son intrínsecas al trabajo a bordo, pero sin duda podrían compensarse por otras vías, humanizando el trabajo en el mar, como ya vienen haciendo otras flotas de la UE y en España gran parte de la flota atunera congeladora. La primera, la masa salarial, ya que la diferencia entre sueldos que percibe un marinero y el que percibe como media un trabajador de tierra no es especialmente significativa. Por otro lado, ciertas condiciones que podrían compensar para un trabajador esas jornadas intensas en ese espacio tan reducido; un ejemplo, las vacaciones remuneradas, que deberían acercarse al 100% de los días trabajados (esto es: un mes de descanso por cada mes trabajado); otro, el acceso a un ocio contemporáneo a través de las comunicaciones: wi-fi en los barcos y acceso a las redes en banda ancha.
A estas condiciones deben sumarse otras reivindicaciones clásicas en el mundo marítimo, como una digna habitabilidad de los buques, espacio del que los trabajadores no pueden salir en meses. Además, clásicas también son la reclamación de un sistema fiscal más favorable al empleado marítimo en relación con otros empleados, y fórmulas de jubilación más adaptadas al intenso nivel de dedicación al mar que requiere esta profesión, a efectos de poder normalizar las relaciones sociales, familiares y de pareja en una etapa no muy avanzada de la vida.
LA VOZ DE GALICIA:

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/maritima/2019/05/25/titulados-nauticos-piden-palie-exceso-horario-humanizando-trabajo-marel-incendio-grande-europa-afecto-10-coches-transportaba/0003_201905G25P33993.htm