AETINAPE | 2016-PROHIBICION ARRASTRE
1854
post-template-default,single,single-post,postid-1854,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2016-PROHIBICION ARRASTRE

2016-PROHIBICION ARRASTRE

INDIGNACION PORQUE NINGÚN GOBERNANTE RECONOZCA ERRORES O PASIVIDAD EN LA PROHIBICION DE ARRASTRE

EL PASO DEFINITIVO EN LA LIQUIDACION DE NUESTRO MODELO PESQUERO

¿Ningún dirigente pesquero español va a dar explicación alguna por el clamoroso fracaso que una vez más España cosechó en la UE? ¿Nadie habrá con agallas políticas suficientes para dar explicaciones a un sector cuya ya profunda decadencia va a incrementarse a manos de los burócratas y los lobbiesde Bruselas?

Son preguntas que estos días se hacen la mayoría de los profesionales del mar que comprueban en sus carnes y en sus perspectivas laborales cómo sus dirigentes abandonan la pesca a su suerte y se quedan en la copla del “pudo haber sido peor”.

La decisión europea de prohibir la pesca del arrastre en aguas comunitarias  en fondos superioresa 800 metros modificará radicalmente lo que quedaba de nuestro sector pesquero, que ya practicabacon rigor una pesca responsable respetando las zonas de especial protección. La medida sienta un gravísimo precedente y recuerda además, a la implantación de las  200 millas de la zona económicaexclusiva (ZEE) iniciado por Perú y rápidamente extendido a todos los países del mundo.

Esta decisión de la UE fue el éxito del lobbie ambientalista, con informes sin rigor científico, manejados por los grandes consorcios alimentarios y multinacionales petrolíferas, mientras, los representantes políticos y empresariales españoles han sido incapaces de manejar la situación aportando estudios rigurosos que contrapesen la opinión radical de los lobbies a quienes interesa acabar con la pesca europea y sustituirla en los mercados por la de acuicultura que permite a la industria de la distribución gestionar stocks, precios o logística con mayor facilidad, extorsionando a los productores más cómodamente,lo que justifica su esfuerzo para aniquilar la pesca marítima española, con costes sociales y laborales superiores y la capturada por países de menores costes laborales y ampliar las posibilidades de nuevas explotaciones petrolíferas.

Esta grave decisión ha sido un paso más en la liquidación de nuestro sistema pesquero, que lleva añosproduciéndose a instancias europeas, con los gobiernos de turno españoles como simples funcionarios que obedecen irresponsablemente las órdenes de la metrópoli.