AETINAPE | 2016-LAS DECLARACIONES DE DAMANAKI CONFIRMAN TODAS LAS SOSPECHAS
1944
post-template-default,single,single-post,postid-1944,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2016-LAS DECLARACIONES DE DAMANAKI CONFIRMAN TODAS LAS SOSPECHAS

2016-LAS DECLARACIONES DE DAMANAKI CONFIRMAN TODAS LAS SOSPECHAS

La ex-comisaria de Pesca, un relevante caso de puerta giratoria

Reírse del sector pesquero como lo hace la política griega que ahora dirige un lobby ambientalista internacional justifica el desafecto que ganan las políticas e instituciones europeas, faltas de un compromiso con la economía real europea y sólo atentas a los intereses de los grandes grupos de poder.

María Damanaki dice que gracias a ella los pescadores ganan ahora más. No serán los miles de trabajadores que perdieron su empleo y las empresas que tuvieron que deslocalizarse para aumentar su rentabilidad gracias al frenazo de la actividad pesquera registrado en Europa en los últimos años.

De hecho, al dejar su cargo en Bruselas, la ex-responsable fichó por la multinacional The Nature Conservancy, una misteriosa entidad empresarial al servicio del poder financiero, formalmente preocupada por los asuntos medioambientales, pero sin pizca de compromiso real con la naturaleza. Esta organización es una de las más criticadas del mundo por su dependencia de las empresas petrolíferas.

De hecho, la conocida activista Naomi Klein la criticó duramente por su activa dependencia de las compañías petrolíferas. Entre sus financiadores están Bank of America, British Petroleum America, Cargill, Chevron, The Coca-Cola Company, The Dow Chemical Company, Duke Energy, General Mills, Royal Dutch Shell, y Starbucks, todas ellas multinacionales que utilizan la entidad con fines exclusivamente propagandísticos.

Se confirma que la pesca era un problema para los que buscan petróleo

Las nuevas prospecciones británicas afectan a zonas del Gran Sol en las que se ejercía la pesca responsable

Las recientes noticias sobre la autorización de nuevas prospecciones petrolíferas en zonas anteriormente dedicadas a la pesca vienen a confirmar las sospechas que adelantábamos cada vez que se producían noticias sobre la prohibición del arrastre o se ordenaban nuevas restricciones a la pesca europea.

Es evidente que la reciente decisión de la UE de prohibir en aguas comunitarias la pesca de arrastre en fondos superiores a 800 m. y a más de 400 en zonas sensibles, no ha sido por razones científicas, sino económicas.

La larga mano de los lobbies que dirigen la política neoliberal de Bruselas se nota en las formas que utilizan para manejar a la opinión pública a través de los llamados grupos ecologistas, activos núcleos de poder preocupados por eliminar toda la pesca de las plataformas tradicionales europeas en las que se practicaba una pesca responsable.

Hace meses, AETINAPE recordaba que “El aumento de las prospecciones petrolíferas que se están llevando a cabo en diferentes caladeros del mundo están demostrando una vez más cuál era el interés de los estados ribereños y los grupos de presión por hacer desaparecer la flota española, algo que prácticamente ha conseguido la Unión Europea con sus políticas de liquidación de nuestras flotas”

Detrás de estas decisiones que favorecen a las petroleras están los numerosos informes sin rigor científico, que manejados por los grandes consorcios alimentarios y las multinacionales petrolíferas,  dan como resultado que se haya arrinconado la pesca europea. Mientras, los representantes políticos españoles han sido incapaces de manejar la situación aportando estudios rigurosos. Ahora se revela que lo que buscaban realmente era ampliar los sondeos petrolíferos.

La constante criminalización de la flota española ha ayudado a arrinconarla hasta prácticamente hacerla desaparecer de los mares del mundo, convirtiendo a nuestro país de la mayor potencia pesquera europea a un importador neto de pescado, con el consiguiente empobrecimiento de la economía litoral y la hipocresía política de los gobiernos que continúan fabricando discursos esperanzadores ante la evidente mengua del sector que ellos mismos contribuyeron a provocar en beneficio de las petroleras y las grandes compañías de alimentación, que prefieren productos acuícolas.

PRENSA: