AETINAPE | LA UE SIMPLIFICA LA BUROCRACIA EN LA TITULACION DE PROFESIONES MARITIMAS
4405
post-template-default,single,single-post,postid-4405,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

LA UE SIMPLIFICA LA BUROCRACIA EN LA TITULACION DE PROFESIONES MARITIMAS

LA UE SIMPLIFICA LA BUROCRACIA EN LA TITULACION DE PROFESIONES MARITIMAS

bruselas / europa press

Los Gobiernos de la Unión Europea aprobaron ayer una normativa que simplifica la burocracia en la formación y titulación de profesiones marinas, con el objetivo de mantener el nivel de seguridad y de prevenir la contaminación.

Los Veintiocho dieron su visto bueno al acuerdo alcanzado en febrero con el Parlamento con respecto a un conjunto de normas que también busca facilitar la libertad de circulación de los trabajadores del sector marítimo dentro de la UE. La reforma armoniza la legislación comunitaria en este ámbito con la normativa internacional para mejorar la eficiencia del mecanismo para el reconocimiento de los profesionales del mar de terceros países. El marco global es el Convenio Internacional de la Organización Marítima Internacional sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar (Convenio STCW). En el ámbito de la UE, la Comisión Europea realiza controles periódicos para asegurarse de que los Estados miembros y terceros países cumplen tanto con la directiva como con el STCW. La nueva normativa racionaliza el procedimiento para el reconocimiento de nuevos terceros países y revisa los plazos de este proceso.

Además, con respecto al reconocimiento de los trabajadores del mar de otros socios comunitarios, la directiva aclara qué títulos deben reconocerse mutuamente, con la idea de que los marinos titulados en un país de la UE puedan trabajar a bordo de buques con pabellón de otro Estado miembro.

La directiva entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE y los países europeos tendrán dos años para incorporar sus disposiciones a la normativa nacional.