AETINAPE | 2015-LA DANZA DE LOS PECES-FARO DE VIGO
2018
post-template-default,single,single-post,postid-2018,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2015-LA DANZA DE LOS PECES-FARO DE VIGO

2015-LA DANZA DE LOS PECES-FARO DE VIGO

José Manuel Muñiz Ríos
Presidente de AETINAPE

Resulta muy revelador ver estos días una nueva sesión de fuegos artificiales salidos de los despachos oficiales cuando se acerca el fin de año, en paralelo al anuncio del Freixenet con sus burbujas doradas, tenemos la danza ritual del Ministerio que ha renunciado a llevar referencias al mar o a la pesca y la Comisión Europea con las cuotas de pesca como partitura.

Siempre es igual, como las campanadas o la lotería. El Gobierno se fija unos objetivos ambiciosos, con el coro de aduladores de fondo, y la Comisión ofrece una miseria. Al final, Bruselas mejora un poco la cifra de la miseria simulando una cesión y el Gobierno se muestra moderadamente satisfecho, y finalmente todos contentos, porque dicen que podía haber sido mucho peor.

Una danza decadente ante el decorado desolador de las economías marítimo-pesqueras, ante los constantes planes de reducción de la flota, ante los desguaces subvencionados, ante las deslocalizaciones programadas, ante la renuncia de la UE a acuerdos pesqueros con países terceros, etc. Europa decidió que a España le sobraba mucha capacidad pesquera pese a contar con un mercado muy amplio y obligó a cercenar nuestra flota y poner la industria alimentaria marítima en manos de otras flotas y de comercializadores que pescan en países extracomunitarios e importan a precio de saldo.

Las importaciones, esa otra enfermedad de nuestro sector. España continúa siendo el principal mercado de pescado de Europa. Si quieren un mercado único para vender, permitan también un mercado único para producir (en este caso para pescar) permitiendo que los buques europeos, cualquiera que sea su origen, pesquen en aguas europeas, hasta llegar a un límite definido.

Esa es la gran trampa que los negociadores españoles permitieron a Europa, y desde nuestro ingreso en la CEE en la década de los 80 se impone el guion previsto: muerte a nuestra pesca y a toda su economía derivada, mientras los socios del norte inundan nuestros mercados con lo que antes pescábamos nosotros.

Una danza macabra que todavía tiene otro ingrediente. Los famosos informes científicos a los que nunca tuvo acceso el sector y que determinan los tacs y cuotas, los límites de pesca teóricos para mantener vivos los caladeros. Informes trufados de los más espurios intereses de lobbies económicos, disfrazados de sostenibilidad, una dimensión más de esas palabras de moda que determinan la más cruda hipocresía internacional.

Una danza bufa que seguirán escenificando estos burócratas, mientras la pesca española es una pírrica sombra de lo que fue.

La Voz de Galicia

El Gobierno centraliza la concesión de ayudas a la paralización definitiva

Galicia solo gestionará el desguace de la flota de aguas interiores y de marisqueo

e. abuínredacción / la voz, 30 de diciembre de 2015. Actualizado a las 05:00 h.

1

Ampliar imagen

MARCOS CREO

El Consejo de Ministros aprobó ayer la normativa que regulará la concesión de ayudas a la paralización temporal y definitiva de la actividad pesquera en el marco del nuevo Fondo Europeo Marítimo de la Pesca (FEMP). Un real decreto que establece «un modelo de gestión de las ayudas único para todo el Estado». Esto es, centraliza en Madrid la gestión de los subsidios al desguace. Será la Secretaría General de Pesca la que publique las convocatorias que hasta ahora lanzaba cada comunidad autónoma, aunque consensuará con estas los buques que se beneficiarán de esas ayudas públicas.

Solo el País Vasco, por su peculiar sistema de financiación -que no le permite percibir fondos adicionales del Estado- queda al margen de esa gestión centralizada de los subsidios. También quedan al margen las flotas que pesquen exclusivamente en aguas interiores y las dedicadas al marisqueo a flote. Esa convocatoria será la que corresponderá a Galicia y, según explicó ayer Agricultura en un comunicado, el real decreto permitirá a las comunidades iniciar la tramitación inmediata de su normativa de desarrollo para gestionar las convocatorias de su competencia.

Las ayudas a la paralización definitiva tienen como finalidad, única y exclusiva, facilitar el ajuste de la capacidad de pesca de la flota a sus posibilidades reales con el objetivo de lograr un equilibrio estable y duradero entre ambos. Podrán beneficiarse armadores y pescadores de aquellos buques activos que hayan trabajado como mínimo tres meses al año durante los dos ejercicios anteriores a la solicitud de la ayuda. Las embarcaciones candidatas a ser desguazadas deberán tener más de diez años de antigüedad, para evitar de esta forma que abandonen la actividad los buques más modernos.

Fin de la vida útil pesquera

La paralización definitiva tendrá obligatoriamente que acabar con el buque despiezado o dedicado a algo distinto de la pesca comercial. Como mucho, si se trata de una embarcación tradicional, de madera, podrá acabar como adorno en una rotonda o instalado en tierra como bien patrimonial. Como quiera que Agricultura no aclara en su comunicado qué ocurrirá con los derechos de pesca que tienen asignadas las embarcaciones, el sector está pendiente de la publicación del texto en el BOE (Boletín Oficial del Estado) para comprobar que se materializa la obligación de devolver al Estado los cupos de aquellas embarcaciones que se desguacen con fondos públicos para su posterior redistribución entre la flota que queda en el caladero. Las ayudas a la paralización temporal se recogen entre las medidas de fomento de la competitividad y viabilidad de las empresas. Los supuesto en los que se podrán otorgar esos subsidios «se reducen de forma significativa». En este caso, Madrid gestionará las que se entreguen por no renovación de un acuerdo de pesca, por medidas de emergencia de la comisión o si están afectadas flotas de más de una comunidad. Galicia se encargará de las que afecten a su flota en aguas interiores.

Para evitar discriminaciones entre flotas de distintos puertos afectados por una misma parada, la conferencia sectorial acordará anualmente los paros que serán financiados a propuesta de los grupos de trabajo de los distintos caladeros.

Temas relacionados