AETINAPE | 2016-EUROPA Y LA PESCA EJECUTAN NUEVAMENTE SU TEATRILLO DE RECORTES
1915
post-template-default,single,single-post,postid-1915,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2016-EUROPA Y LA PESCA EJECUTAN NUEVAMENTE SU TEATRILLO DE RECORTES

2016-EUROPA Y LA PESCA EJECUTAN NUEVAMENTE SU TEATRILLO DE RECORTES

Como cada año por estas fechas y siguiendo su “modus operandi” la Comisión Europea anuncia recortes contundentes

Los anuncios de nuevos recortes de capturas para las flotas europeas son como el festival de Eurovisión: crean ilusiones (en este caso negativas) que después acaban en auténticos fracasos. Para la pesca, siempre lo mismo: más importaciones, más productos de acuicultura y menos capturas, con lo que los barcos de nuestro litoral, lo que un día fueron centros de trabajo, acabarán convertidos en piezas de museo.

El guion de cada año es el mismo: la Comisión amenaza con recortes apocalípticos de TAC y cuotas en aguas comunitarias en diferentes especies (como el caso de la merluza, con una rebaja del 36%), el sector empresarial simula un enorme enfado, y la administración se convierte en heroica defensora. Al final, todos contentos, ya que los recortes se mitigan (los informes que los justifican carecen de todo rigor) y la administración saca pecho porque “consiguió” que la herida no fuese tan profunda.

El espectáculo se parece tanto año tras año que ya nadie se cree que esto sea más que la crónica de una muerte anunciada. De esta concatenación de acontecimientos, sorprende la tibieza de la patronal pesquera.

Lo cierto es que la Comisión continúa cómodamente con su papel de destruir la flota (no hay más que consultar las estadísticas de su evolución en los últimos años) mientras España importa cada vez más productos pesqueros de Irlanda, Reino Unido y Francia, que se pescan en esas mismas aguas.

La justificación de los recortes procede de los famosos informes científicos y a los que nunca tuvo acceso el mundo profesional y que sirven sobre todo para cocinar argumentos comerciales. Europa decidió que a España le sobraba mucha capacidad pesquera pese a contar con un mercado muy amplio, y obligó a cercenar nuestra flota y poner la industria alimentaria marítima en manos de otras flotas y de comercializadoras que se abastecen de la acuicultura, pescan en países extracomunitarios e importan a precio de saldo.

La Voz de Galicia

Sábado, 29 de octubre del 2016

MAR RECRIMINA A BRUSELAS QUE SEA MAS EXIGENTE QUE LOS CIENTIFICOS EN SU PROPUESTA DE CUOTAS PARA EL 2017

E.ABUIN

No con estas mismas palabras, pero la Consellería do Mar ha venido a pedir “sentidiño” a los servicios técnicos de la Comisión Europea a la hora de asesorar a Karmenu Vella sobre las cuotas de pesca. Lo ha hecho al conocer la propuesta que el Ejecutivo comunitario plantea para el 2017.

En el departamento autonómico se han llevado las manos a la cabeza al leer el documento, en el que figuran recortes tan pronunciados como el del 36% que se persigue para la merluza de aguas ibéricas o el 11,9% el rape en el Gran Sol. Una propuesta que, evidentemente, se sustenta en una sola pata de la sostenibilidad y obvia las otras dos. De ahí que la conselleira de Mar en funciones, Rosa Quintana, haya salido al paso para recordar a la Comisión que a la hora de establecer cupos se deben de tener en cuenta “os aspectos sociais, os económicos e os medioambientais”. Y “ao mesmo nivel”, detalle que a Bruselas siempre se le olvida, pese a que así lo recoge el reglamento de la política pesquera común (PCP), que “establece na mesma posición de igualdade” las tres vertientes de sostenibilidad.

Quintana no ha tenido reparos a la hora de calificar de “negativa e decepcionante” esta primera propuesta de la Comisión Europea. Reprocha también al Ejecutivo que haya sido “moito máis esixente” que los propios científicos, cuya función, precisamente, es la de analizar el aspecto biológico de la pesquería.

La conselleira puso como ejemplo un supuesto sobre la merluza sur, la que se captura en el Cantábrico y en las aguas gallegas del Atlántico. Según dijo, si se aumenta el TAC un 10% en lugar de mantenerlo se tardará más en alcanzar el rendimiento máximo sostenible (RMS)-nivel óptimo de capturas que puede extraerse de una población de peces cada año sin poner en peligro la supervivencia del stock-pero “poderase manter ao sector pesqueiro activo”. Es decir, que no es necesario llevar a la ruina a una flota por empeñarse en alcanzar el año que viene un objetivo que la misma política común de pesca sitúa dentro de cuatro ejercicios.

De todos modos, como esta es una primera propuesta que debe debatirse en el Consejo de Ministros de diciembre, no todo está perdido. Así, de cara a las negociaciones de los responsables de Pesca comunitarios. Quintana mostró su confianza en que el Gobierno central, con todos los datos disponibles, sea capaz de dar argumentos para mejorar la propuesta inicial.

El “teatrillo” de siempre

Es el “teatrillo” de siempre, como recuerdan desde AETINAPE (Asociación Española de Titulados Náutico-Pesqueros): “La Comisión amenaza con recortes apocalípticos, el sector empresarial simula un enorme enfado y la Administración se erige en heroica defensora”, que al final “saca pecho” porque los recortes se mitigan y “consiguió que la herida no fuese tan profunda”. Un espectáculo que sirve para despistar que “cada vez hay más importaciones, más productos de acuicultura y menos capturas”