AETINAPE | 2014-TRAGEDIA “MAR DE MARIN”
2440
post-template-default,single,single-post,postid-2440,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2014-TRAGEDIA “MAR DE MARIN”

2014-TRAGEDIA “MAR DE MARIN”

AETINAPE EXIGE UNA INVESTIGACION EN PROFUNDIDAD PARA CONOCER LAS CAUSAS DE TANTA TRAGEDIA EN EL MAR

Ninguna de las razones habituales para analizar las tragedia marítima de la ría de Vigo confluyen en este caso, pues se produjo en buenas condiciones meteorológicas y con buques cuya edad y equipamiento tecnológicos no hacen suponer que puedan ser susceptibles de sufrir un accidente de este tipo, tal como igualmente sucedió en la reciente catástrofe de Avilés.

En el caso de la colisión entre el mercante “BALTIC BREEZE” y el pesquero “MAR DE MARIN”, tanto la fiscalía como la Comisión de Investigación de Accidente e Incidentes Marítimos tendrán que investigar lo que pudo haber sucedido, sobre todo en base al testimonio de las personas supervivientes, como a los datos que puedan obrar en el sistema de control del tráfico marítimo del Puerto de Vigo.

En principio, todo apunta a la concatenación de diversos errores humanos, por lo que los porqués a tanta inexplicable tragedia marítima habría que buscarlos en el orden laboral, ya que cuestiones como el estrés o la fatiga, de acuerdo con los informes de la Organización Marítima Internacional pueden estar en la base de este tipo de accidentes.

Aunque sin datos concretos no pueden hacerse más que elucubraciones, es necesario subrayar que el acceso al Puerto de Vigo está dotado de equipamiento suficiente para una navegación segura.

Los mecanismos de regulación y control del tráfico marítimo en todo el litoral gallego se incrementaron a principios de los años 90 con el Dispositivo de Separación del Tráfico Marítimo de Fisterra, organizado precisamente para evitar las frecuentes tragedias de este tipo que se producían entre buques mercantes de paso y pesqueros locales.