AETINAPE | 2012-SOLTANDO AMARRAS
2502
post-template-default,single,single-post,postid-2502,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2012-SOLTANDO AMARRAS

2012-SOLTANDO AMARRAS

Una novela de Pedro Castilla  que refuerza los vínculos humanos entre Galicia y Cádiz

La gran vinculación histórica que existe entre la pesca gaditana y Galicia se pone de manifiesto en datos como lossiguientes : en los 20 años del pasado siglo XX el 17% de la población de Cáiz estaba compuesta por gallegos, o que de los 17 armadores de buques registrados en la asociación pesquera de la ciudad, 11 tenían su origen en Galicia. Con ese trasfondo, Castilla recrea un relato en que se subraya la importante significación cultural y económica de la emigración gallega a Cádiz durante esta época .

La pesca en Cádiz tuvo durante todo el siglo una gran influencia en el desarrollo económico , que se prolongó hasta casi los años 90, cuando entro en declive. En ese ambiente se desarrollan las historias noveladas de los tres protagonistas, tres gallegos que emigran a la ciudad del sur con 14 años y se convierten en patrones de pesca, entremezclada con un hecho histórico, la tragedia de una pareja de buques que desaparece con 24 pescadores gallegos a bordo en 1938, un episodio investigado en principio por el historiador coruñés afincado en Cádiz, José Regueira, al que posteriormente se une el nieto del patrón de los buques, Gaspar Santos, uno de los protagonistas de la novela.

En un vibrante prólogo a la novela, José Antonio HernándezHerrero, invita intensamente a su lectura :”Tras la fascinante visión de Cádiz que, desde la perspectiva del mar, genera “una elevación en forma de parálisis emotiva”, Pedro logra, mediante bellos y minuciosos dibujos multicolores, que los espacios y los rincones tan frecuentemente transitados como la Plaza de San Juan de Dios o de la Catedral y las calles Pelota, San Juan , Arbolí o Ancha nos resulten más atractivos y más habitables, Ya verán cómo, si leen relajadamente estos relatos, los recorridos por el Campo del Sur, por el Parque Genovés por la Alameda Apodaca o por el Muelle,les despertarán también unas sensaciones inéditas. Y es que la lectura de muchas de estas páginas nos proporciona esa rara felicidad que nos aportan los paseos por las calles más conocidas o la evocación de unos parajes que, en la actualidad, han cambiado de aspecto y de funciones. Si, además, nos detenemos con él para escuchar una cante en la “Bella SIRENA”, podremos presenciar ese permanente milagro gaditano de manifestar una desbordante alegría, a pesar de las carencias materiales y de la escasez económica”.

Hernández concluye que ” a través de la lectura de Soltando Amarras”, entramos en contacto directo con esos seres sencillos que nos muestran con espontaneidad sus sensaciones y sus sentimientos, que nos descubren las dramáticas condiciones de la vida de los marineros en “El Moro”, Terranova o Gran Sol, y conocemos -vivimos- unos episodios que, demasiadas veces, terminan en dolorosas tragedias provocadas por los aciagos días de temporal. y es que Pedro Castilla, más que coleccionista de experiencias es un ávido,-sensible, tenaz y exultante- contador de historias que posee esa difícil capacidad para hacernos gozar con las palabras “.

Sin duda, una recomendable forma de disfrutar de la literatura y de las aventuras de aventureros emigrantes, navegantes