AETINAPE | 2012-ACUERDO CON MAURITANIA
2518
post-template-default,single,single-post,postid-2518,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2012-ACUERDO CON MAURITANIA

2012-ACUERDO CON MAURITANIA

AETINAPE DENUNCIA LA POLITICA DE LA UE PARA DESMANTELAR EL SECTOR PESQUERO

Aetinape ha rechazado la falta de acuerdo con Mauritania en cefalópodos, que enmarca en la política de la UE de “desmantelar” el sector pesquero.

En este sentido se manifestó el presidente de Aetinape, José Manuel Muñiz, quien resaltó a Efe que la decisión sobre cefalópodos afecta a 24 barcos gallegos, con base en Las Palmas, y a 400 personas.

Muñiz criticó a la comisaria europea de Pesca, María Damanaki, y la utilización de un “seudoecologismo barato de cartón piedra” cuando se esgrimen informes científicos sobre la situación de los recursos pesqueros.

En su opinión, esta es “una pedrada más en la línea de flotación” del sector, dentro de una política general de la Unión Europea de acabar con los acuerdos de “primera generación”, de convenios con terceros países, ya que la UE es más partidaria de las empresas mixtas.

Consecuencia de esta política ha sido la “liquidación del 60 al 70 por ciento de la población activa del mundo de la pesca en los últimos diez años”.

De los informes científicos, consideró que son “precocinados” y se utilizan para justificar la decisión previa de no renegociar los acuerdos.

Tras recordar que la UE tiene también la capacidad de presión de la ayuda al desarrollo, insistió en que “cuando el apoyo científico es independiente es una cosa, pero cuando el apoyo científico esta pagado por la administración es otra diferente”.

Para Muñiz, la situación de la pesca viene determinada por los países “con más peso político, que son los que tienen menos interés pesquero, porque no tienen flota”, y marcan “la estrategia de Bruselas”.

Por ello, el representante del sector demandó que el Gobierno central tenga una posición “más firme” y se considere ésta una “cuestión de Estado”.

{xtypo_rounded2}Tras la exclusión de los cefalopoderos en el acuerdo con Mauritania

Aetinape pide una reacción “contundente” a administraciones y sector ante el “descabezamiento” de la flota

  • Cifra en 400 los empleos directos y en 2.500 los indirectos que generaban los buques gallegos que capturan pulpo en aguas mauritanas-SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Jul. (EUROPA PRESS)

El  presidente de Asociación Española de Titulados Náutico Pesqueros (Aetinape), José Manuel Muñiz, pide una reacción “contundente” y no contestaciones “tibias” tras la exclusión de los cefalopoderos de aguas mauritanas en el nuevo acuerdo firmado por la Unión Europea.En declaraciones a Europa Press, Muñiz advierte que dicha medida, a su juicio, responde a la “estrategia” de la comisaria de Pesca Maria Damanaki de “acabar con la pesca industrial e ir descabezando la flota de altura”.

Los 24 buques que se dedicaban a la captura de pulpo en Mauritania –la mayoría con base en Las Palmas pero de armador de Vigo, Marín y Cangas (Pontevedra)– generaban unos 400 empleos directos y hasta 2.500 indirectos, según las estimaciones de Aetinape.

Muñiz critica el supuesto argumento de falta de recurso, pues, en su opinión, es “falaz” y nada más que una “argucia” que se corresponde con informes “pagados” y “de dudoso rigor científico”.

“LO MISMO” QUE EN MARRUECOS”

Lo que ha ocurrido esta semana en Mauritania es “lo mismo” que lo que pasó en Marruecos, de donde los barcos españoles también fueron “expulsados”, constata José Manuel Muñiz, que ve en la nueva decisión “la guinda para acabar de finiquitar un sector extractivo como la pesca española, fundamental en los últimos 50 años”.

Aetinape se muestra así “muy preocupada” y manifiesta su deseo de que el Gobierno de España “tuviese la contundencia necesaria” ante el panorama generado por el nuevo acuerdo, junto a “todos los partidos y grupos parlamentarios”, con el objetivo de conformar “una piña dentro de una política de consenso para intentar defender una política de pesca en Europa”.