AETINAPE | 2011-EDAD JUBILACION
2707
post-template-default,single,single-post,postid-2707,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2011-EDAD JUBILACION

2011-EDAD JUBILACION

Retrasar todavía más la edad de jubilación supondría profundizar en las ya agudas diferencias entre los trabajos de tierra y los del mar

La edad de jubilación en el sector marítimo-pesquero debe permanecer en los 55 años y complementarse con el actual sistema de coeficientes reductores, según recoge una carta enviada por el Presidente de AETINAPE, José Manuel Muñiz, a los diferentes representantes parlamentarios del Pacto de Toledo.

Las pensiones que benefician a las personas que han pasado una importante parte de su vida emabarcadas no pueden revisarse a la baja sin profundizar todavía más en la importante brecha de calidad laboral entre los trabajos a bordo y los que tienen lugar en tierra.

Actualmente, y debido a la escasez de puestos de trabajo, muchos profesionales se ven con grandes dificultades para obtener los ya de por si escasos coeficientes reductores de la edad para jubilarse. Si las condiciones se endurecen más y habida cuenta que la oferta laboral disminuye constantemente, cada vez se margina y estigmatiza más la dedicación al mundo marítimo-pesquero.

Las situaciones personales después de más de 25 o 30 años embarcados suelen ser problemáticas, derivadas de las dificultades de integración social y familiar tras pasar sólo una media de 30 días al año en el seno de cada familia.

La mayoría de los asalariados marítimos reclaman desde hace años mejorar estos aspectos de sus condiciones laborales, especialmente en esta época de crisis, con menos empleos y más precarizados, debido a la entrada en el sector industrial español de mano de obra procedente de otros países y bajo las más variopintas fórmulas de gestión.

Ante ello, el sector no se cansará de reivindicar sus tradicionales reclamaciones: mantener la edad de jubilación para el personal embarcado, medidas fiscales de discriminación positiva para el sector y sistemas de integración familar, las únicas armas que pueden contribuir de manera eficiente al relevo generacional en el sector marítimo-pesquero. Estímulos para que el mar vuelva a interesar, no como recurso de última hora para encontrar un trabajo in extremis, sino como ámbito laboral interesante, digno y de calidad.