AETINAPE | 2011-CAMPAÑA DE GREENPEACE
2592
post-template-default,single,single-post,postid-2592,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

2011-CAMPAÑA DE GREENPEACE

2011-CAMPAÑA DE GREENPEACE

GREENPEACE, LA MULTINACIONAL DEL ESPECTÁCULO, APOYA A LAS EMPRESAS QUE PRACTICAN EL DUMPING SOCIAL

* El traslado de las empresas pesqueras al tercer mundo es la medida que persigue la UE

No son ecologistas, sino un grupo de presión al servicio de los potentes lobbys empresariales de la importación de pescado.

Lo que hemos visto estos días, desgraciadamente, reduce a un lastimoso nivel de caricatura el prestigio que en el pasado tuvo esta organización.

Todavía recordamos la vergonzosa campaña que en el 2004, en el puerto de Vigo, llevaron a cabo contra la pesca de arrastre en los caladeros de Hatton Bank y NAFO.

La última campaña de la multinacional del espectáculo mediático denominada “Greenpeace” contra el sector pesquero español denota en qué medida algunos grupos autoconsiderados “ecologistas” no son más que herramientas de mercado en manos de grupos de presión.

Justo en el momento en que se está definiendo la Política Pesquera Común (PPC), este grupo de presión está apoyando directa y descaradamente al mayor lobby empresarial vinculado a la administración europea para destrozar nuestra pesca. Un grupo de intereses que encontró en el discurso “medioambiental” su mejor aliado para la deslocalización pesquera mundial que persiguen: trasladar la actividad europea a países con menores costes de la fuerza de trabajo y de gestión empresarial, especialmente en su dimensión impositiva.

No es casualidad que la Comisión Europea mime y le de preponderancia a los “pseudo-medioambientalistas” en diferentes órganos de representación pesquera vinculados a ella, frente a los profesionales del sector.

Si los llamados “ecologistas” quieren fomentar la pesca sostenible, deberían fijarse una perspectiva realmente global, y centrar sus esfuerzos sobre todo en los países y flotas que realmente esquilman los mares de forma desordenada para abastecer, vía importación, al mercado europeo. No hay más que comprobar cómo los mercados europeos están cada vez mejor abastecidos, mientras la flota mengua cada día.